Aquí encuentras mi opinión, lo que pienso sobre Venezuela y el momento que nos ha tocado vivir. Lecturas, crónicas, artículos, relatos y crítica... Bienvenidos.

miércoles, 27 de enero de 2016

A propósito del “pueblo analfabeta” de Héctor Rodríguez


"Ese muchacho es lo mejor que tiene el chavismo". Tengo años escuchando esa frase de muchas personas.
Héctor Rodríguez y un grupo de "ñángaras" ucevistas fueron un apéndice de la respuesta que tuvo Hugo Chávez ante la reacción de calle de los universitarios en 2007.
Se hizo popular por aprenderse de memoria algunos pasajes de los libros más famosos de la izquierda y por manejar un discurso de entrega total a la revolución y a la patria, coherente con la distorsión histórica que han impuesto en 17 años. Destacó como presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Derecho de la UCV y luego estuvo a cargo de la Secretaría de Reivindicaciones de la Federación de Centros Universitarios. No se recuerda su paso en ninguno de los dos cargos porque su activismo dentro de la universidad solo sirvió para llamar la atención del comandante Chávez y no para aportar algo a la institución.
Liderando un grupo de estudiantes beneficiados por la Fundación Gran Mariscal Ayacucho (excluyente y “roja rojita”) justificó los destrozos de los grupos más radicales del chavismo en las universidades autónomas y privadas, quienes arremetieron con armamento y bombas contra las protestas en defensa de la libertad de expresión y luego en oposición a la propuesta de Reforma Constitucional. Posterior a eso, Rodríguez, al igual que el difunto Robert Serra, figuraron por dos características esenciales: una exposición gigantesca en los medios de comunicación que gustaban de su verbo encendido, y la bendición de un Hugo Chávez cuyo equipo juvenil se reducía a grupos de asalariados que agitaban banderas y gritaban consignas en los eventos políticos.
Conocí a Rodríguez en una asamblea en la UCV cuando era estudiante. Su ego y su ambición son dos elementos que lo describen formidablemente. No pocas veces su actitud despótica lo ha traicionado. Recordemos que como Ministro de Educación  dijo aquella frase que lo catapultó internacionalmente: “no vamos a sacar a la gente de la pobreza para que luego se conviertan en escuálidos”.
El manto protector de Rodríguez fue Chávez, quien por considerarlo el estudiante más “maduro” de la camada que organizó en 2007 y que acomodó con becas, salarios, escoltas, choferes, camionetas, apartamentos, viajes a Cuba para la formación doctrinaria a Cuba y mucho presupuesto para activismo político, lo nombró Ministro del Despacho de la Presidencia en agosto de 2008. De ahí en adelante ha pasado por distintas carteras: Ministerio de Deporte (2010), Vicepresidente del Área Social (2011), Ministerio de la Juventud (2013), Ministerio de Educación (2014). Ahora es el flamante jefe de la fracción minoritaria del PSUV en la Asamblea Nacional tras ser electo “de vainita” diputado por la lista del estado Bolívar, toda vez que la MUD ganó esa región con el 59,57% de los votos y el único diputado que obtuvo el PSUV fue Rodríguez.
En ninguna de las posiciones que ha ostentado Héctor Rodríguez dejó una obra o labor trascendental por la que se le recuerde. Y ahora, como diputado, la “lumbrera” de la juventud chavista, ahora con 34 años de edad y más “maduro”, nos expone otra de sus célebres frases por las que sí quedará en el registro de la historia: “no hicimos una economía productiva porque había un pueblo analfabeta”.

Ángel Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu nombre y correo electrónico.
.:Gracias por el comentario:.