Aquí encuentras mi opinión, lo que pienso sobre Venezuela y el momento que nos ha tocado vivir. Lecturas, crónicas, artículos, relatos y crítica... Bienvenidos.

lunes, 22 de febrero de 2016

Y al chavismo… ¿qué le pasó?

 
         En algún sitio preguntaron: “¿y al chavismo qué le pasó?”. Todavía el viento trae recuerdos de cosas que decíamos los venezolanos cuando ese modelo, primero presentando como regenerador de la democracia, reformador y revitalizador de las libertades, comenzó a mostrar su verdadero rostro: una autocracia más, un huracán populista potenciado por la renta petrolera y la decadencia del sistema de partidos políticos tradicionales. Simulemos algunas frases: “Los avances de Chávez en material social son innegables”, “Chávez ha hecho cosas buenas, sólo que tiene su estilo”, “Yo no creo que cierre RCTV, emisoras de radio, periódicos, tenga presos políticos o ampare el reinado de la delincuencia”, “No puede, no debe, no lo permitiremos”. Líneas así impregnaron el debate político durante años. Hoy, ¿cuáles son las conclusiones?
                Las cenizas de Venezuela dejan un manojo de incógnitas, todas dirigidas a quienes tuvieron la responsabilidad de regentar una administración con abundantes recursos y amplia autonomía de vuelo. A casi tres años de la muerte de Chávez, podemos hallar respuesta a esto:
                ¿Qué pasó con la división de poderes, la descentralización, el respeto a las minorías, la productividad económica y la Venezuela potencia de la que el chavismo habló en su primer período presidencial? ¿Acaso no fueron los máximos promotores y defensores de la Constitución de 1999 los primeros que la liquidaron para concentrar todo el poder en el Ejecutivo? ¿No fueron quienes se presentaron como salvadores de los pobres, defensores de los humildes y necesitados, los pata en el suelo, los de abajo, quienes al ser beneficiados con las mieles del poder terminaron empobreciendo al país mientras se enriquecían groseramente? ¿Dónde quedaron los valores éticos propugnados por la Revolución cuando sus dirigentes, que vivían en las cumbres del oeste caraqueño, dieron la espalda a sus raíces para terminar instalándose en las lujosas lomas del este o cuando los líderes chavistas provenientes de caseríos y pueblos rurales coronaron sus corruptas carreras procurándose fortunas escandalosas en el extranjero? ¿Qué de la lucha contra el imperio, los yankees, los ricos, cuando casi todas las figuras públicas del oficialismo están inmersas en un escándalo monumental por sus cuentas en dólares?
            Encontramos un referente que inspira estos cuestionamientos a la Revolución Bolivariana en las interrogantes que se planteara Hannah Arendt en “Sobre la revolución” (Alianza, 2006) a mediados del siglo pasado, cuando analizando la Revolución Francesa, sus promotores, causas y consecuencias, se pregunta lo siguiente:
“¿No habían sido realistas en 1789 los mismos que en 1793 no sólo se vieron conducidos a la ejecución de un rey (independientemente de que hubiera sido o no un traidor), sino a la condena de la monarquía como ‘un crimen eterno’ (Saint-Just)? ¿No habían sido abogados ardientes de los derechos de la propiedad privada los mismos que en Ventoso de 1794 proclamaron la confiscación de las propiedades, no sólo de la Iglesia y de los émigrés, sino también de todos los ‘sospechosos’, para que fueran entregadas a los ‘desfavorecidos de la fortuna’?”.
Como asegura Arendt, y como después quedó confirmado por el devenir de los hechos, “todas las historias iniciadas y realizadas por hombres descubren su verdadero sentido únicamente cuando han llegado a su fin”. El chavismo llegó a su fin. Encontró terreno fértil en 1992, ascendió al poder en 1998, se consolidó en 2004 y murió con la desaparición física del líder carismático en 2013. Lo demás, eso de “El Legado” y otros cuentos, es esoterismo, mito y propaganda. En adelante, solo quedaron los sepultureros del sistema, tambaleándose, resistiendo, cargando a cuestas un saco con los resultados de 17 años de mal gobierno; soportando embates internos y externos hasta que, definitivamente, desalojen o sean desalojados del poder. Lo que suceda primero.

Ángel Arellano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu nombre y correo electrónico.
.:Gracias por el comentario:.